Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Turismo

Centro de Interpretación Arhuaca: un lugar místico para conocer en el Cesar

Colombia es un país con mucha biodiversidad, manifiesta en cada una de sus regiones, pero, lamentablemente, pocos sitios conservan las tradiciones de los pueblos indígenas. Hoy, Viaja de Comfacesar te adentra en la cultura de los Arhuacos, cuya población es conocida por su alto nivel de conciencia espiritual, comunitaria y política.

El Centro de Interpretación Arhuaca está ubicado en Pueblo Bello, a una hora y media de Valledupar. Este lugar es una réplica de Nabusímake, Ciudad Donde Nace el Sol, considerada un territorio sagrado por esta comunidad indígena.

La Caja de Compensación Familiar lanza la Ruta Cesar a un Nuevo Ritmo, que tiene como objetivo mostrar este enigmático lugar que conserva las tradiciones culturales indígenas.

Para la psicóloga Julieta Cabas este camino hacía la Sierra, que es considerado el corazón del mundo, está compuesto por actividades de experiencias vivencial con el medio ambiente. “Dentro del pasadía vamos a encontrar actividades que nos van a conectar con la naturaleza, porque esa es la cultura de los Arhuacos”, precisó la profesional que hizo la investigación.

Sus cabañas transmiten calidez y comodidad, por eso sus visitantes antes de vivir esta maravillosa experiencia, deben someterme a un ritual de bienvenida. Indígenas sabios de esta comunidad son los encargados de recibir a los visitantes que son despojados de sus calzados para que puedan abrazar al Murundua – Árbol Sagrado y luego pasan por el Yaya (Río Ariguaní) para que purifiquen sus almas y de esta manera puedan ingresar al lugar sagrado.

Durante esta actividad la indígena Arhuaca Virginia Arroyo Izquierdo se encarga de asegurar a los visitantes. En la mano izquierda pone Gensi, que según la tradición indígena, sirve para alejar las energías negativas, mientras que en la muñeca derecha coloca una Duna, que retiene las energías positivas.

Una vez realizado este ritual, la mujer ofrece café cultivado en la región y de inmediato introduce a los visitantes, por medio de música Chicote, a un breve relato de la cosmovisión y cosmogonía del Pueblo Arhuaco en donde se aborda la creación del mundo, la luz, la naturaleza, espíritus, pensamiento, territorio y respeto por la tierra.

Las personas que visitan este centro descubren la gastronomía tradicional de los Arhuacos, la cual es bastante diversa. Esta comunidad basa su alimentación en frutas, verduras, carnes y bebidas. De igual manera, los visitantes pueden conocer sus diferentes técnicas gastronómicas, entre las que se encuentra la tradicional sopa de guandul y productos de la zona.

Una vez entrado en el sitio sagrado, los indígenas realizan un paseo guiado por los siete puntos que componen el pueblo sagrado de los Arhuacos. El primer lugar a visitar es el Pagamento en Ati Nawowa, seguidamente están los cactus que representan las cuatro etnias (Arhuacos, Kankuamos, Kogui y Wiwas).

Así mismo, se encuentra en un costado Uraku, las viviendas típicas: Tima, Seynekun, Muñumeyna. Luego, se hace una parada frente al Murundua, el árbol sagrado donde se pide sabiduría para entrar al Juru Uraku, la casa del pensamiento que se utiliza para hacer ejercicios de relajación con la naturaleza y la madre tierra.

Con el fin de limpiar las energías de los visitantes, los indígenas aprovechan la concentración de los viajeros para realizar refexología con aceites de hierbas compuestas con ruda y eucaliptico. A través de terapias, estos realizan ejercicios para activar el pensamiento de la cultura Arhuaca.

Como en la mayoría de las culturas indígenas, los Arhuacos se identifican por las artesanías, y entre estas, una de las más llamativas son las mochilas. Durante la estadía en el centro de interpretación las mujeres hacen una muestra cultural en la que aprenden a coser esta importante pieza artesanal que simboliza la fertilidad de la mujer.

Cuando llega la noche, el culto es dedicado a los dioses Kanku Serankua, representado en el Padre y Seinekun conocida como la madre tierra de los Arhuacos. El fuego, sumado a la música ancestral, bebidas autóctonas y la representación artística de la cosmogonía indígena hacen que este momento sea único e irrepetible.

Este tipo de turismo, en donde prima la experimentación, finaliza con un recorrido por la represa donde se puede observar la riqueza hídrica que tiene la región. El contacto con el agua es primordial, dado que es un elemento de gran importancia para esta cultura ancestral.

This slideshow requires JavaScript.

Síguenos en redes:

Comentario

¿Y tú, qué opinas? Comenta

Close