Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Así opinanSerpiente Naranja

Festival Internacional Vishwarang 2020

Escrito por: Cristina Diaz y Ana Lucero Morales
“Agradezco no ser una de las ruedas del poder,
sino una de las criaturas que son aplastadas por ellas”.
“Si cierras la puerta a todos los errores, dejarás fuera la verdad”.
“La verdad no está de parte de quién grite más”.
“Hacer preguntas es prueba de que se piensa”.
Rabindranath Tagore

En Serpiente Naranja les traemos el emblemático Festival Internacional de Vishwarang y a[provechamos para hacerle un homenaje a Tagore. En el año 2013 se cumplieron cien años de la concesión del Premio Nobel al poeta indio Robindranth Tagore (1861-1941) Durante el año 2011, se cumplió el ciento cincuenta aniversario de su nacimiento y ahora 2020 durante el Festival se cumplen 100 años de la Universidad Internacional de Visva-Bharatti (La Voz Universal) de Robindranath Tagore. Es uno d ellos escritores más recordados, una de las figuras relevantes del movimiento cultural, sociológico y espiritual que sacudió a las clases altas de la sociedad india en el siglo XIX.

El Festival se llevará a cabo del 20 de noviembre al 29 de noviembre, son 16 países los reunidos para la celebración virtual del arte y el patrimonio literario. Aparte de la India, los países que participan en el Vishwarang International Festival 2020 son Estados Unidos, Australia, Canadá, Holanda, Singapur, Rusia, Uzbekistán, Sri Lanka, Fiji, Ucrania, Suecia, Kazajstán, el Reino Unido y Bulgaria. https://vishwarang.com/
La cultura, el arte y el patrimonio literario son el objetivo de la segunda edición del Festival Internacional de Literatura y Arte Tagore, también conocido como Vishwarang, que como festival único de literatura, arte y música en la India se centra en el arte y la literatura no sólo en inglés, sino también en hindi y lenguas regionales.

Más de 100 artistas de todo el mundo se en el evento organizando como un evento continuo de la segunda edición del Festival Internacional de Literatura y Artes de Tagore. El jueves La noche musical sufí y las representaciones teatrales. La noche sufiyana comenzó con la actuación del talentoso joven músico Chaitali tocando melodías inspiradoras en el violín. Este ramo de notas repartía desde la elegante canción de Tagore ‘Ekla Chalo Re’ hasta la melodía de Banarasi, el himno de Tarana y Meera ‘Ram Ratan Payo’ con su Rang-o-Mahek. Shruti Adhikari añadió un nuevo aspecto a esta sensación armoniosa que fluye en los cables de violín.
La dulce atmósfera de santoor tan pronto como tocaba el resto de la mansión rajastán ‘Padho Mhare Des’ estaba inmerso en la melodía del amor y la intimidad. Esta secuencia pasó por la melodía de la colina y pasó por el himno favorito de Bapu ‘Vaishnav Jan to Tene Kahiye’. ‘Kal ka Rangmanch’ en estilo Nukkad fue presentado por los estudiantes de la Escuela de Drama Madhya Pradesh. El corto drama fue dirigido por la personalidad de teatro senior Alok Chatterjee, tuvo la historia de los teatros devolviendo esperanzas en medio del nuevo desafío que surgió durante el Covid-19.

Cabe señalar que los eventos en línea comenzarán a partir del viernes. Más de 15 países participan en el mega evento online de adt y literatura. Participarán participantes de los Emiratos Arabes Unidos, Los Estados Unidos, Australia, Canadá, Países Bajos, Singapur, Rusia, Uzbekistán, Sri Lanka, Fiji, Ucrania, Suecia, Kazajstán e Inglaterra.

La Universidad Rabindranath Tagore, con sede en Bhopal, está organizando este programa en colaboración con otras universidades e instituciones educativas del grupo AISECT. Al describir el festival, Santosh Kumar Choubey, Director del Festival Internacional de Literatura y Artes Tagore y Canciller de RNTU dijo: “El evento no se trata sólo de educación o conocimiento; También se trata de armonía y diversidad”.

Decimos adiós con los poemas de Tagore.
SERVIR

«Dormía, y soñaba
que la vida era alegría.

Desperté, y vi
que la vida era servicio.

Serví, y vi
que el servicio era alegría.»

NO PUEDO OFRECERTE UNA SOLA FLOR…

No puedo ofrecerte una sola flor
de todo el tesoro de la primavera,
ni una sola luz de estas nubes de oro.
Pero abre tus puertas y mira; y coge,
entre la flor de tu jardín,
el recuerdo oloroso de las flores
que hace cien años murieron.
¡Y ojalá puedas sentir en la alegría de tu corazón
la alegría viva que esta mañana de abril te mandó,
a través de cien años, cantando dichosa!

LAS FLORES DE LA PRIMAVERA SALEN…

Las flores de la primavera salen,
como el apasionado dolor del amor no dicho;
y con su aliento, vuelve el recuerdo de mis canciones antiguas.
Mi corazón, de improviso, se ha vestido de hojas verdes de deseo.
No vino mi amor, pero su contacto está en mi cuerpo
y su voz me llega a través de los campos fragantes.
Su mirar está en la triste profundidad del cielo, pero
¿dónde están sus ojos? Sus besos zigzaguean por el aire,
pero sus labios, ¿dónde están?

EL HOGAR

No se ha puesto el sol todavía
y aún no ha empezado la feria
que han montado en la ribera.
Pensé que había perdido
todo mi tiempo y mis monedas;
pero no, hermano mío, algo me resta aún.
La suerte no me lo ha quitado todo.

He acabado mi negocio.
Están hechas las cuentas
y regreso a mi hogar.
¿Qué he de pagarte, guardián?
Tranquilízate, algo me resta aún.
La suerte no me lo ha quitado todo.

Se ha detenido el viento
y las nubes oscuras y bajas del crepúsculo
no anuncian nada bueno.
El agua espera callada el vendaval.
Voy a pasar al otro lado del río
pues tengo miedo de que caiga la noche.
¿Me pides el dinero del viaje, barquero?
Sí, hermano mío, algo me resta aún.
La suerte no me lo ha quitado todo.

Un mendigo se ha sentado
a la vera del camino debajo de un árbol.
Me mira esperando con timidez.
Es muy posible que crea que llevo mucho dinero.
Sí, hermano mío, algo me resta aún.
La suerte no me lo ha quitado todo.

Ya ha caído la noche
y se ha desvanecido el camino desierto.
Brillan las luciérnagas en medio de las frondas.
¿Quién me andará siguiendo en silencio,
ocultándose si me vuelvo a mirar?
¿Quieres robarme, verdad?
Pues no te marcharás con las manos vacías,
pues algo me resta aún.
La suerte no me lo ha quitado todo.

Luego, cuando a medianoche llego a mi casa
con la bolsa sin nada,
tú me estas aguardando a la puerta,
con un mirar ansioso,
insomne y silenciosa; y te echas en mi regazo
como un tímido pájaro, llena de amor.
Sí, sí, ¡Dios mío! ¡Cuánto me resta aún!
¡La suerte no me lo ha quitado todo!

EL DISCÍPULO

Tu lenguaje, Señor, es muy sencillo,
mas no así el de tus discípulos
que hablan en tu nombre.
Yo comprendo la voz de tus alas
y el silencio de tus árboles.

Comprendo la escritura de tus estrellas
con que nos explicas el cielo.
Comprendo la líquida redacción de tus ríos
y el idioma soñador del humo,
en donde se evaporan
los sueños de los hombres.

Yo entiendo, Señor, tu mundo,
que la luz nos describe cada día
con su tenue voz.

Y beso en la luz la orilla de tu manto.
El viento pasa enumerando
tus flores y tus piedras.

Y yo, de rodillas,
te toco en la piedra y en la flor.
A veces pego mi oído
al corazón de la noche
para oír el eco de tu corazón.

Tu lenguaje es sencillo, mas no así
el de tus discípulos que hablan en tu nombre.
Pero yo te comprendo, Señor.

EL ÚLTIMO VIAJE

Sé que en la tarde de un día cualquiera
el sol me dirá su último adiós,
con su mano ya violeta,
desde el recodo de occidente.

Como siempre habré musitado una canción,
habré mirado una muchacha,
habré visto el cielo con nubes
a través del árbol que se asoma a mi ventana.

Los pastores tocarán sus flautas
a la sombra de las higueras,
los corderos triscarán en la verde ladera.
que cae suavemente hacía el río;
el humo subirá sobre la casa de mi vecino…

Y no sabré que es por última vez…

Pero te ruego, Señor: ¿podría saber antes de
abandonarla, por qué esta tierra me tuvo entre sus brazos?
Y, ¿qué me quiso decir la noche con sus estrellas?
Y mi corazón, ¿qué me quiso decir mi corazón?

Antes de partir, quiero demorarme un momento, con el pie
en el estribo, para acabar la melodía que vine a cantar.
¡Quiero que la lámpara esté encendida para ver tu rostro, Señor!
Y quiero un ramo de flores para llevártelo, Señor,
sencillamente.

ORACIÓN

Señor:
que yo nunca rece para ser preservado de los peligros,
sino para alzarme ante ellos y
mirarlos cara a cara.

Que no pida la extinción de mi dolor,
sino el coraje que me falta
para sobreponerme a él.

Que no confíe en aliados en la guerra de la vida
sobre el campo de batalla del alma:
que sólo espere de mí.

Que no implore, espantado mi salvación,
que tenga la fe necesaria para conquistarla.

Dame no ser ingrato:
pues a tu misericordia debo mis triunfos.

Y si sucumbo, acude a mí con tu brazo fuerte.
¡Y dame la paz, y dame la guerra!

SOLEDAD

Sentado en la puerta de mi cabaña
canto en voz baja.

La mañana, a mis pies,
me mira con sus puros ojos de doncella.
Por el camino ríen y cantan los enamorados.

¡Y nadie viene a acompañarme!

Sentado a la puerta de mi cabaña
sueño a las nubes.

El mediodía me contempla con sus quietos ojos.
En la floresta dorada se miran los amantes.

¡Y nadie viene a acompañarme!

Sentado a la puerta de mi cabaña callo, nostálgico.
La tarde me mira con sus ojos de cervato.

Hacía el río, en la penumbra morada,
se esfuman las parejas.

¡Y nadie viene a acompañarme!

Sentado a la puerta de mi cabaña
suspiro y estoy triste.

La noche me mira con sus ojos estrellados.
En el aire cálido palpitan
besos y caricias.

¡Y nadie viene a acompañarme!

LA PALABRA DEL HOMBRE

«Mi oración, Dios mío, es esta:

Hiere, hiere la raíz de la miseria en mi corazón.
Dame fuerza para llevar ligero
mis alegrías y mis pesares.

Dame fuerza para que mi amor dé frutos útiles.
Dame fuerza para no renegar nunca del pobre,
ni doblar la rodilla al poder del insolente.

Dame fuerza para levantar mi pensamiento
sobre la pequeñez cotidiana.

Dame fuerza, en fin, para rendir mi fuerza
enamorado, a tu voluntad.

¿Y tú, qué opinas? Comenta

Close