Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Turismo

Recorriendo el Valle Sagrado de los Incas

Escrito por Jairo Jiménez @Jairojime

Perú es aquel destino turístico al que muchos sueñan con ir para transportarse a través de cinco mil años de tradición y cultura. Este hermoso país hace que miles de viajeros de todo el mundo logren conectarse con el pasado y el presente de esa historia que aún sigue viva.

La ciudad de Cusco es el epicentro del turismo arqueológico de Perú. En este lugar inició una aventura que perduró ocho días por la capital del imperio Inca, también considerada la capital cultural de Latinoamérica por su vistosa y atractiva arquitectura colonial española.

Los 3.399 metros sobre el nivel del mar no lograron impedir aquel recorrido por los diferentes atractivos turísticos de la ciudadela Inca, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1981. La cordillera de los Andes, imponente, rodea el hermoso valle sagrado que no pudo escapar a las ráfagas de flash, por medio de las cuales miles de turistas buscaban dejar un recuerdo para la posteridad.

El primer destino fue el mercado de San Pedro, donde converge una gran cantidad de artesanos y cocineros amantes de la gastronomía peruana, reconocida por la OEA en el 2011, como Patrimonio Cultural de las Américas. Este es un paso obligado para los turistas en donde una de las mejores opciones es el caldo de cabeza de cordero.

Después de degustar de la mejor gastronomía peruana, me dispuse a recorrer la ciudad de Cusco. Este paseo es recomendado hacerlo a través de un city tour. Una vez se compra el boleto, inicia el recorrido en el Templo del Qoricancha (también conocido como el Templo del Sol), la Plaza de Armas (el centro neurálgico de la ciudad) y la Catedral de Cusco (famosa por sus pinturas).

Dejando atrás el centro histórico, el tour se dirige al exterior de la ciudad en donde se aprecian las famosas cuatro ruinas. La fortaleza de Sacsayhuamán (la mayor obra arquitectónica que realizaron los incas durante su apogeo), el adoratorio Kenko (uno de los santuarios más importantes de la época), la Atalaya Puca Pucara (la “Fortaleza Roja”) y Tambomachay (antiguamente dedicado al culto del agua).

Itala Márquez es una mujer que acoge al extranjero como parte de su familia. Esa amabilidad es un imán para todos los que visitan Cusco, pues desean hospedarse en su hostal, que lleva por nombre ‘Chelitos’. “Es gratificante recibir a cada viajero porque llegan cargados de sueños y con deseos de vivir nuevas experiencias”, indicó la anfitriona.

La casa de Itala sirve para que muchos recarguen baterías, ya que los próximos destinos a visitar son los más complicados por sus largas caminatas. La Montaña de los Siete Colores, a 5.200 metros sobre el nivel del mar, ubicada en el cerro Colorado, es la más exigente por la altitud.

Cuando se llega a la cumbre, luego de una caminata de 7 kilómetros, se observan las laderas teñidas de diversas tonalidades que incluyen el rojo, morado, verde, amarillo, rosado y otras variaciones. Muchos prefieren hacer de primer lugar este recorrido para luego emprender el camino hacia una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno: Machu Picchu.

Este Valle Sagrado de los Incas fue declarado Santuario Histórico Peruano en 1981 y está en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1983, como parte de todo un conjunto cultural y ecológico conocido bajo la denominación Santuario histórico de Machu Picchu.

Se puede llegar a este lugar desde los caminos post-incaicos que llegan hasta ella, o bien utilizando el tren de Puente Ruinas, cuyas vías se ubican al fondo del cañón.

En este majestuoso lugar, gestado desde la época del imperio Inca, terminó el viaje exploratorio por el Perú. Conocer la cultura peruana es una experiencia muy significativa que permite percibir cómo cada peruano trabaja para posicionar a todo un país. Es de admirar y de adoptar ya que en Colombia anhelamos vivir del turismo… Jairo Jiménez.

Síguenos en redes:

Comentario

  1. Me encantó la parte de la Anfitriona del Hostal, me retrotrajo a una de las épocas más lindas de mi vida …

    Itala Márquez es una mujer que acoge al extranjero como parte de su familia. Esa amabilidad es un imán para todos los que visitan Cusco, pues desean hospedarse en su hostal, que lleva por nombre ‘Chelitos’. “Es gratificante recibir a cada viajero porque llegan cargados de sueños y con deseos de vivir nuevas experiencias”, indicó la anfitriona.

    Hermosa experiencia Jairo, ya llegará el tiempo y el momento exacto de vivirla.
    Gracias por compartir la vivencia

¿Y tú, qué opinas? Comenta

Ver también

Close
Close