Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Así opinan

Saber ser en el servicio

Escrito por Enrique De Luque Palencia @luquepal

La aptitud de todos los seres humano, está determinado por sus habilidades y conocimiento en temas determinados, lo cual le permite desarrollar actividades y asumir comportamientos, que,  frente a las situaciones del día a día, incluida nuestras actividades laborales, facilita la toma de  decisiones y, así, producto de nuestras capacidades,  se resuelven de la mejor manera. Se podría entonces relacionar que la capacidad resolutiva de los seres humanos, está asociado a las aptitudes.

Ahora bien, no basta o no es suficiente sus habilidades para resolver las situaciones, es decir que, sumado a su creatividad para superar los conflictos del quehacer diario, hay que tener actitud, disposición para enfrentar las situaciones, lo cual se logra controlando las emociones, toda vez, que la actitud, está dada por la reacción que  asumimos frente a un momento determinado y esta puede ser asimilada y percibida de manera negativa o positiva por quien en ese instante es el receptor o cliente.

De esta manera, la prestación de un buen servicio está fundamentado no sólo en las capacidades y habilidades del prestador, sino que la calificación se fundamenta más en la actitud del servidor, la cual debe  estar rodeada, revestida y ejecutada, por un ser ético, con valores bien introyectados que le permita el desarrollo de la actividad con un principio sencillo, pero complejo de aplicar: “estoy en disposición de servir, no que me sirvan”. Cambiar este concepto, mejoraría de manera sustancial la prestación de los servicios.

El servicio al cliente no es una actividad laboral, es la única manera que los seres humanos tienen para  relacionarse,  de tal forma que afloran valores como la tolerancia, el respeto, trabajo en equipo y con ellos, lograr beneficios comunes porque todos, desde el despertar, nos sirven o servimos.  Es sólo detenernos a observar el entorno, para entonces iniciar con una pablara: agradecimiento, que tanta falta nos hace vincular a nuestro lenguaje.

La reflexión es ¿qué tanta disposición tengo frente a la prestación del servicio? El questionamiento clave del mismo es: ¿en qué te puedo ayudar? y no, ¿en qué me puedes ayudar? Así que no basta con saber mucho para tener una buena actitud frente al servicio. Entre todos construimos una mejor convivencia, teniendo en cuenta siempre que su atención será calificada por el ser y no por el saber.

Síguenos en redes:

Comentario

  1. SI TODOS PENSAMOS ASÍ ESTA HUMANIDAD SERIA MUY MARAVILLOSA DIOS BENDIGA TUS ESCRITOS TAM CUIDATE

¿Y tú, qué opinas? Comenta

Close