Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Serpiente Naranja

Transgresión Al Cuerpo: Marina Abramović

Escrito por Cristina Jazz Jazz

Hoy en SERPIENTE NARANJA nos visita la creadora de la obra LA CASA CON VISTA AL OCÉANO, la gran Marina Abramović,  quien en sus presentaciones artísticas utiliza su cuerpo y el dolor para explorar la dualidad de la vida y la muerte. Usa en sus obras escenografías de teatro, que son diálogos, y además actos de transgresión a las convencionalismos sociales, ese el sello de la artista, nacida en Belgrado en 1946.

Abramović se expone a actos peligrosos y agotadores, con el fin de mostrar al público los efectos de las sensaciones físicas, “la función de un artista en una sociedad perturbada es dar a conocer el universo, hacer las preguntas correctas y elevar la mente”, explica la artista en entrevistas posteriores a sus actos escénicos.

Algo de su biografía: Marina Abramović estudio en la Academia de Bellas Artes de Belgrado y en 1973 inició con sus primeros performances como solista a los que llamó “ritmos”. El primer ritmo llamado “Ritmo 10” que consistió en el juego de la ruleta rusa con cuchillos entre los dedos abiertos de su mano; en cada ocasión que recibía un corte grababa lo ocurrido y, posteriormente, reproducía la cinta para repetir los mismos errores, la finalidad era unir el pasado y el presente.

Entre 1973 y 1974 desarrolló los performances más conocidos de su carrera, de los cuales destaca el “Ritmo 0”. La artista reunió en una mesa diversos objetos que los espectadores podían utilizar en ella, algunos para ocasionarle sensaciones placenteras y otros dolor; entre ellos había látigos, cuchillos, tijeras y una pistola. El performance fue subiendo de nivel, hasta que los participantes comenzaron a ser más violentos.

La búsqueda espiritual a través del arte ha sido el objetivo en la vida de Abramović, pues catalogó sus piezas de performance como actos chamánicos para liberar la energía vital del cuerpo y del alma. Ella expresa que en la presentación de una de sus obras alcanzo a sentir más que dolor:  “Me sentí realmente violada: me cortaron la ropa, me clavaron espinas de rosas en el estómago, una persona me apuntó con el arma en la cabeza y otra se la quitó. Se creó una atmósfera agresiva. Después de exactamente 6 horas, como estaba planeado, me puse de pie y empecé a caminar hacia el público. Todo el mundo salió corriendo, escapando de una confrontación real”, explicó la artista luego de ese performance.

Muchos de los que la conocieron en los legendarios primeros años de lucha amarga ahora se resienten de su gran fama y éxito. La consideran comercializada, cosmopolita, una artista famosa que recicla éxitos probados, pero todos están equivocados. Aprecio la actitud directa y aguda de Marina hacia la fama, la gloria, la riqueza, el cuerpo femenino y la muerte universal. Ella enfrenta problemas complejos directamente, en el mundo tal como es, en lugar de aceptar las tendencias

La obra en Bolonia de 1977 «Imponderabilia». Esta emblemática pieza será una de las recreadas durante la retrospectiva que la Royal Academy dedicará a Abramovic en otoño de 2020.

En 1977, la pareja de artistas Marina Abramovic y Ulay realizaron en una galería de Bolonia una de sus «performances» más célebres: Completamente desnudos, ambos se colocaron a un lado y otro de un estrecho corredor que daba acceso a la sala de exposiciones. El espacio dejado entre sus cuerpos era tan estrecho que aquel visitante que quisiera pasar entre ellos tendría necesariamente que restregarse contra su desnudez.

Para ello, se están reclutando a jóvenes artistas dispuestos a permanecer desnudos e impertérritos durante horas, mientras miles de visitantes se frotan contra sus cuerpos. En su primera versión, «Imponderabilia» resultó tan polémica que motivó la intervención policial. Pero la pregunta que ahora se suscita es si, más de cuarenta años después, este clásico de la «performance» conserva su potencial perturbador.

Esta obra es muy interesante porque cuestiona nuestra cultura, desde su origen clásico, lo visual y auditivo se ha privilegiado sobre cualquier otro tipo de experiencia que implique el contacto entre cuerpos. De ahí que, cuando Abramovic y Ulay concibieron esta obra, la intención de fondo fuera comprobar el modo en que un individuo cualquiera se enfrenta ya no solo a la experiencia genérica del tacto, sino a la entrada en contacto con un cuerpo desnudo desconocido.

«Imponderabilia» constató el tabú del tacto continúa vigente en la configuración emocional del individuo corriente.

Síguenos en redes:

¿Y tú, qué opinas? Comenta

Close