Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes
Macondo Naranja

Valledupar vuela y florece con la VERDAD

“¿Cómo hacer caso omiso al dolor, al sufrimiento, a las secuelas, muchas de ellas imborrables?, el único camino es el Perdón, para que emerja el Amor, la amistad, la fe, la esperanza y alegría de ser parte de la construcción de un mejor país” Mara Nieto

Más de quince personas se dieron cita todos los días a partir de las seis de la tarde en un reconocido y antiguo barrio de la ciudad de Valledupar al que llaman “Cañahuate”, muchas de esas personas fueron en su mayoría víctimas de la violencia, algunos de sus amigos y amigas, hijos e hijas, nombres como Mara Nieto y sus hijas, Lourdes Narváez y su hija Isabela, Consuelo Zequeda y su hija, Laudith Mendoza, Los periodistas María Ruth Mosquera, Daniela Rincones, Giovanny Sierra Quintero, Rosmery Gómez, Arcelia Escobar, Ana Maria Ferrer, su esposo, padres e hijos, entre otros, todos voluntariamente fueron noche a noche durante dos semanas, noches en la que recibían visitas que llenaban el alma como fue el caso de las hermanas del Maestro Germán Piedrahita (q.e.p.d) quienes estaban de visita por esos días en la ciudad y no perdieron oportunidad para hacer presencia en ese patio que lo único que le falta es un palo de mango para ser tradicional, pero a falta de él asumieron el reto de en más de 30 metros cuadrados todo el fruto que emergiera de sus propios corazones para enaltecer la apertura de la Casa que le dará morada a la Verdad en Valledupar.

‘Mural de la Unidad en verdad’, se llama esta obra que fué descubierta oficialmente en la apertura de la Casa de la Verdad de Valledupar, el pasado 24 de julio. El fin de esta casa es permanecer con las puertas abiertas casi todo el día para recibir a todos aquellos que tienen algo por contar de lo ocurrido durante el conflicto con el ánimo de no solo sanar, sino contribuir a las memorias de un flagelo que azota el territorio.

Para llegar al motivo del mural, se invitó a la arquitecta y artista plástica, Yarime Lobo Baute, quien asumió la dirección y ejecución de la obra, desarrollando en principió un taller con todos los participantes, el taller es una herramienta que permitió que cada uno de los actores se expresaran con libertad, se conecten con la naturaleza, se visualicen e identifiquen en ella, de esa manera experimentaron no solo la desconexión con el llamado “Estrés” sino que pudieron sentir la esencia sanadora del proceso, lo que los llevó a reflejarse y relacionarse con creaciones de la flora y fauna como las flores, los árboles, los pájaros silvestres, generándoles en el proceso una sensación de tranquilidad, una sensación renovadora, precisó la arquitecta.

La niña Isabela González, hija de la activista ambiental y animalista Lourdes Narváez

“La construcción de la obra es el resultado de tejer lo que cada participante en su corazón tuvo a bien dar, mi papel aquí es tejer el pensamiento comunitario, porque de eso se trata el arte, es una expresión colectiva”, explica Yarime.
¿El resultado final? “Un mural que condensa una explosión de colores, con aves del Caribe luciendo su bello plumaje y mariposas que están libres revoloteando sobre las flores. Aves que quieren cantar o esperan para volar a su libre albedrío, en cualquier momento, todo ello hilvanado por el pensamiento de hombres y mujeres unidos en armonía haciendo un tributo a la verdad que sobrepasa todo nombre”.

Las hermanas del Maestro Germán Piedrahita: Luz Ángela, Vicky, Lucy y su sobrina, acompañan Lourdes Narváez, Orieta Fajardo, María Ruth Mosquera, Rosmery Gómez, Consuelo Zequeda junto a Yarime Lobo Baute

En palabras de Consuelo Zequeda, una de las participantes “Al principio experimenté incertidumbre, miedo, yo no soy artista, nunca había pintado, pero a medida que fueron pasando las horas, los días, comencé a tranquilizarme, me dejé llevar por la experiencia, vi a Yarime pararse frente a ese muro y comenzar a hacer cuadrantes, a trazar, salían líneas puntos y pude ver como iban surgiendo todo lo que cada uno en el taller fué diciendo. Cuando vi mi Loro surgir, que fue el ave con la que me identifiqué, me pregunté: ¿Seré capaz de pintarlo? Me atreví y experimenté un momento de calma, de paz, se me quitó el estrés, los miedos, pinté y me adentré en el dibujo, me dispusé a hacer, a aprender, me solté y el resultado mejor no pudo ser, estoy feliz”

María Ruth Mosquera y Yarime Lobo

Para Mara Nieto, una mujer víctima del conflicto, que perdió en el Cesar a dos de sus hermanos, desaparecidos y asesinados durante la guerra. Ella deja su pincel a un lado, con el que coloreaba el plumaje de un canario, para expresar lo que lleva en el corazón “Para nosotras, que hemos sufrido el conflicto, haber participado en la construcción de este mural fue algo maravilloso, me transporté a un mundo mágico”

Laudith Mendoza, Consuelo Zequeda, Giovanni Sierra, Daniela Rincones, la Arquitecta Yarime Lobo y Alejandra Guerra

¿El resultado? Un mural con mariposas, aves y flores coloridas, pintado por niños, mujeres, hombres y víctimas de la región Caribe, es el fruto y testigo palpable de cada palabra, cada lágrima y cada verdad que se cuenta en la Casa de la Verdad de Valledupar. Los canarios, los loros, los guacamayos, las mariposas y los colibríes, que hacen parte de este jardín de la verdad convertido en mural, serán testigos de cada historia, cada dolor, cada lágrima, cada palabra, cada revelación que en esta casa se cuente.

Daniela Rincones y su tía, Giovanni Sierra, Rosmery Gómez, Consuelo Zequeda y Yarime Lobo

¿Pero quién lidera esta Casa? Ana María Ferrer, es la coordinadora territorial de Cesar y La Guajira de la Comisión de la Verdad, dice: “El Cesar necesita la verdad”. Y agrega que hay mucho por saber, por contar tanto en Valledupar como en las subregiones de la Sierra Nevada, la Serranía del Perijá y la subregión que conforman el Perijá y la ciénaga de Zapatosa.

Síguenos en redes:

2 comentarios

  1. Yarime siempre tan expresiva, con diversas formas de comunicar alegría amor, dolor, tristeza, PAZ y reconciliación

  2. Que excelente trabajo. Creo y siempre le he apostado a las artes como estrategia de reparación, de hecho la utilizo mucho en mis atenciones desde el trabajo psicosocial con población víctima de conflicto armado y noto resultados reparadores inmediatos en el área psicoemocional y psicosocial. Maravilloso. Te felicito por entregar tu corazón en estas acciones. Un abrazo

¿Y tú, qué opinas? Comenta

Close